AI for Executives: How Machine Learning Is Impacting the Next Generation Workforce

El término “artificial” no hace realmente justicia a la nueva generación, con la actitud de “cómo haremos las cosas”. Artificial se refiere a una máquina haciendo el trabajo en lugar de un humano, y la “Inteligencia Aumentada” podría ser más apropiada. Muchos están de acuerdo en que las tareas repetitivas y los deberes deben ser realizados por alguien que no sea humano. Por ejemplo, una aspiradora robótica. Mientras escribo esto, estoy aspirando o debería decir que Iván está aspirando. Tiene una inteligencia que le permite saber dónde ha cubierto y qué zonas de mi casa necesitan más atención. No afloja, ni toma atajos, ni decide que está demasiado cansado para hacer el trabajo. En pocas palabras, es más eficiente que yo. También tengo mucha más visibilidad de lo que ocurre con la aspiradora, así que en ese sentido también es mucho más eficiente. En cuanto a la definición de Inteligencia Artificial (IA), ésta de wahtis.com es la que mejor se entiende en el contexto de la gestión ejecutiva: La inteligencia artificial es la simulación de los procesos de inteligencia humana por parte de las máquinas. Estos procesos incluyen el aprendizaje (la adquisición de información y las reglas para utilizar la información), el razonamiento (el uso de reglas para llegar a conclusiones aproximadas o definitivas) y la autocorrección. Entre las aplicaciones concretas de la IA se encuentran los sistemas expertos, el reconocimiento del habla y la visión artificial. Dado que los costes de hardware, software y personal para la IA pueden ser caros, muchos proveedores están incluyendo componentes de IA en sus ofertas estándar, así como el acceso a plataformas de Inteligencia Artificial como Servicio (AIaaS). La IA como servicio permite a los particulares y a las empresas experimentar con la IA para diversos fines empresariales y probar varias plataformas antes de comprometerse. Entre las ofertas populares de IA en la nube se encuentran los servicios de IA de Amazon, IBM Watson Assistant, Microsoft Cognitive Services y los servicios de IA de Google. Veamos ahora ejemplos de cómo se está aplicando la IA. Empecemos por los recursos humanos (RH) y la gestión de la mano de obra. Es interesante que se le denomine humano, me pregunto si eso evolucionará a medida que se pongan sobre la mesa nuevas funcionalidades de IA. Las herramientas de IA, al igual que las bases de datos, son tan inteligentes y buenas como los datos que se introducen en ellas. En lo que respecta a las prácticas de RRHH, el potencial de sesgo es inherente, de ahí la parte humana. Hay que recordar que las personas determinan qué puntos de datos deben utilizarse en el entrenamiento de un programa o proceso de IA, y las personas tienen prejuicios, algunos incluso inconscientes. Lo que hay que recordar es que la IA simplemente mejorará un proceso, un servicio o una prestación, no sustituirá a los humanos que los utilizan, sino que aumentará todo lo que se aplique. Estamos viendo que la funcionalidad de la IA se está utilizando realmente con las tareas repetitivas para que los líderes y los equipos puedan centrarse en soluciones más estratégicas y creativas dentro de las organizaciones. Las áreas en las que se está aplicando la IA y que están afectando a la fuerza de trabajo de la próxima generación son las áreas administrativas y la productividad, así como las áreas de recursos humanos, como el reclutamiento, la contratación y la incorporación. Dado que la mano de obra del futuro empieza a definirse como remota, especializada y comprometida con las causas sociales, la IA tendrá un gran impacto en la búsqueda de las personas adecuadas, en su retención y en su desarrollo como equipos virtuales eficientes y apasionados. La mayoría de nosotros hemos utilizado muchas herramientas impulsadas por la IA, sólo que no lo estamos reconociendo. Por ejemplo, en el área administrativa y de productividad existe X.ai. Se trata de un asistente personal impulsado por la IA que ayuda a programar, reprogramar y cancelar reuniones. Zoom tiene una función llamada Otter.ai que graba, transcribe e incluso distribuye automáticamente las notas de las reuniones. He integrado ambas en mi arsenal de aplicaciones y herramientas que me han ayudado a ser más eficiente. Los reclutadores y gerentes de contratación utilizan aplicaciones como Textio, que extrae información de los anuncios de empleo de varias organizaciones para construir descripciones de trabajo más convincentes. La diversidad y la inclusión son temas candentes en la contratación y el reclutamiento y hay una aplicación para ello, Palatine Analytics. Ayuda a identificar los problemas de inclusión. Chorus es un gran ejemplo de cómo la IA está transformando estas áreas de RRHH. Chorus aprende primero observando cómo los diferentes empleados realizan las llamadas de ventas mientras se producen, ofreciendo consejos y corrigiendo errores. Otro ejemplo, Cogito, ayuda a los empleados del servicio de atención al cliente a ofrecer una mejor atención telefónica proporcionando sugerencias en tiempo real a los representantes sobre cómo mejorar la conversación. Mi equipo también utiliza Grammarly para mejorar todo el contenido escrito que producimos para la Junta Ejecutiva de Mujeres. Todo esto para pintar un cuadro de lo que la IA significará para el futuro de nuestros entornos de trabajo. Deloitte ha investigado mucho en estas áreas y en su informe de 2017 sobre el futuro del trabajo, afirman que “mientras las tareas se automatizan, los aspectos “esencialmente humanos” del trabajo son cada vez más importantes.” La externalización de las tareas que puede hacer una máquina abre la oportunidad de que los humanos de la organización utilicen sus habilidades de pensamiento crítico y creatividad. Tal vez el aspecto más importante de la IA con respecto a su plan de acción sea capacitar a sus empleados para que adopten la innovación y comprendan su importancia para el futuro de su organización. Dado que los elementos de IA pueden automatizar las tareas ordinarias, completar en una fracción de segundo tareas que antes llevaban días y supervisar enormes cantidades de datos, estos avances permitirán a sus trabajadores concentrarse en un trabajo más interesante, un trabajo que vincule sus esfuerzos directamente con el impulso innovador de la empresa. Para los líderes de la Cúpula Directiva que no se consideran expertos técnicos, la IA no tiene por qué ser un misterio, o algo de lo que se encargue el departamento de TI. A decir verdad, es importante que cada jefe de empresa dedique tiempo y esfuerzo a examinar cómo se puede incorporar la IA a los procedimientos existentes para automatizar tareas, mejorar la experiencia de los empleados y, en última instancia, aumentar la rentabilidad. Remember AI should augment the collective intelligence of the organization’s assets – both people and machines.
Copyright, Annette White-Klososky

Comments are closed.